lunes, abril 11, 2011

Mientras el dulzor me inundaba la boca tú me creabas una etimología. Me dijiste: no es un postre, es un riesgo, es un expedición, una empresa improbable. Dijiste más: es aventarse hacia arriba, caer hacia el cielo.

R, dice ahora que tenemos que viajar hacia mi boca.