lunes, abril 18, 2011

Que bonita es la vida sin promesas, llena solo de carne y temblor.