jueves, mayo 19, 2011



Hoy he visto la nueva obra de Angélica Liddell:

MALDITO SEA EL HOMBRE QUE CONFÍA EN EL HOMBRE: UN PROJET D'ALPHABÉTISATION

Tanto que contar: algunas horas sin aliento o hiperventilando. Me ha encantado verla investigar por otros lugares, con belleza como astillas entre las uñas. No es una Liddell reloaded, sino una menos protagónica menos agónica, muy corrosiva, muy sutil, con un texto inteligente pero en segundo plano. La crítica justificada al celebrado Estado francés que vive de las rentas. Una visión muy particular sobre cierta honorabilidad dentro de la transacción económica, su visión respetuosa con China, una crítica compleja y una lectura interesante de Wittgenstein, salpicada de lecciones de francés y acrobatas pekineses y música, buena música: Triana, Rolling Stones, Schubert...



Diré más cuando pueda digerir mejor.

2 comentarios:

nuria dijo...

yo iré esta tarde.
una pro-liddell

Miss Violence dijo...

Amo el trabajo de esta mujer!

¿Qué te pareció la obra?