miércoles, mayo 11, 2011



Las nubes ocultándose esa tarde. La velocidad del viaje. Los nombres. Intraducible el deseo de que no exista la paradoja o que haya más tiempo.