lunes, mayo 23, 2011

Nueva Genealogía IV

Aquellos eran los días cuando la risa del viento nos enmarañaba el pelo y la risa. La risa.