martes, mayo 24, 2011

Nueva Genealogía VII

Aquellos eran (también) los días en los que el cuerpo y su respiración eran hierbabuena.