miércoles, mayo 18, 2011

Redescubrir las funciones de los objetos


Me muestra la postal. Una reluciente cuchara brillando al centro del recuadro

2 comentarios:

aina dijo...

el libro es genial, te pone los pies en la tierra y en estos tiempos se agradece, parece que se ha escrito para nosotros ahora que (por fin!) nos hemos movilizado un poco.

la revolución enamora, ay, qué bonito.

Miss Violence dijo...

Hay que contagiarnos de amor y revolución!!!