lunes, junio 13, 2011

El deseo de que la devoción inunde los cártilagos.

No hay comentarios: