lunes, junio 27, 2011



El francés (que a veces dice cosas terribles) suena como tener caramelos en la boca.