jueves, junio 02, 2011

Las flores amarillas ya no sólo significan acantilados. El olor de los lirios abriéndose. El sonido amplificado de la saliva. Las diminutas gotas de sabor corriendo dentro de la lengua. Esta forma de pertenecer a sí misma mientras las células epiteliales migran de un cuerpo a otro, de un fluido a otro, de un aliento a otro.

1 comentario:

Helenaconh dijo...

qué bonita la imagen de las flores amarillas, el sonido de la saliva, las gotas de sabor...casi puede tocarse, sentirse, todo