miércoles, junio 29, 2011

Llamarse, por lo menos una vez en la vida, FULGOR.