viernes, junio 10, 2011

Necesito escribir, necesito escribir. Escribir es el sinónimo exacto de la necesidad. La necesidad de escritura como el hambre o la droga, como la casa a donde ir cuando ya no se puede ser más intemperie. Hablo desde el cuerpo, desde el reducto de músculos, carne, huesos y pelo. Desde las encias y desde la grasa, desde un no reflejo, desde la extimidad.

R me dice:entra en la boca.

Entro en mi boca y las hileras de dientes son como una blanquísima biblioteca, algo reluciente y cegador. Entro en la boca y siento el peso de la historia, como un libro en cada diente, un peldaño hacia lo abstracto. La materialidad del lenguaje en estas hileras feroces. El peso de los dientes, la responsabilidad de los dientes, es decir, las páginas de estos libros de huesos y leche.