jueves, junio 02, 2011

Nueva genealogía X

Aquellos eran los días en los que la cama levitaba al unísono de nuestras cabezas. Los días de la mucha risa. De los ojos transparentes.De saber que la palabra antes se perdía entre la tolvanera y los cuerpos abrian mares y rios. Los días donde los antebrazos hacian nacer fuentes.