viernes, junio 10, 2011

R ¿por qué la memoria no es como un libro al que puedes arrancarle páginas?
Me observa y me extiende unas pinzas, me dice: la memoria del cuerpo también puede destruirse. Toma, puedes empezar por los dientes.