viernes, julio 22, 2011



La maldad empieza con 45 voltios y se cristaliza en nuestra pasividad ante los abusos de poder.

Hanna Arent lo sabía: "El Mal es la obediencia ciega".