sábado, julio 16, 2011

"Los problemas más grandes e importantes de la vida son, en el fondo, irresolubles; deben serlo, pues expresan la polaridad necesaria que es inmanente a todo sistema autorregulativo. Más que resolverlos, son "sobrepasados" (...), con una experiencia más amplia, como un aumento del nivel de la conciencia. Cuando otra altura entra en perspectiva, el horizonte se ensancha, y entonces, el problema insoluble pierde su urgencia y tamaño. No es resuelto lógicamente en sí mismo, sino que palidece frente a una dirección nueva y más fuerte de la vida."

(El secreto de la flor de oro, Carl Gustav Jung)

1 comentario:

Ñu dijo...

Maravillosamente cierto, muy aplicable a muchas situaciones. Me reconozco y me gusta que sea tan cierto y haber llegado a este estado de conciencia. Es necesario y sanea la mente y el corazón :) GUAPA!