jueves, julio 07, 2011

Muevo los dedos sobre el teclado: un acto de calistenia para no olvidar el calor de las manos sobre las teclas. Todavía no puedo escribir. No, aún no.