viernes, agosto 12, 2011

Día 10

Ya nada duele. Sigue el latido.