lunes, agosto 22, 2011

En el trazado de los días (acumulación de hora veloces) los pasos no distinguen el tiempo y sus conjugaciones. Sólo las venas, sólo el sudor, sólo la sangre que corre por dentro derritiendo los glaciares.