domingo, agosto 14, 2011

Es de madrugada, vuelvo a casa. El auto vuela al compás de la carretera iluminada. Arriba la luna, la confirmación de la luna que una horas antes me narraste.