miércoles, agosto 31, 2011

R habla de Japón y me dice que ya hemos estado allí en el futuro, que nos hemos bañado en aquél extremo del Pacífico y que los secretos del porvenir no debería descubrirse en presente. Y/o no entiendo sus frases pero mi cabeza sufre un estremecimiento. R se apoya en mi hombro, mientras me acaricia el pelo, dice entredientes: no te asustes ese temblor es la paramnesia.