sábado, septiembre 17, 2011

El pasado llega de repente a la retina, al olfato, a los callos de la manos.