viernes, septiembre 30, 2011

Frente a mis ojos el desierto. Ya es octubre, lo sé por el aroma de las tolvaneras que se acercan.
R, emerge de mi hombro derecho y dice: por fin hemos llegado.

Quiero saber qué hacemos en el desierto, quiero que me diga porque parece que hemos venido para quedarnos.