miércoles, septiembre 28, 2011

Supongo que vivir en las antipodas es un rasgo de personalidad.