lunes, octubre 24, 2011

La sorpresa como rayo fulmimante. El espacio para el duelo y la necesidad de no perpetuar el círculo vicioso del soliloquío que nos autoaniquila.

2 comentarios:

Srta.cosoypego dijo...

te abrazo fuerte.

Miss Violence dijo...

Gracias preciosa.