domingo, octubre 02, 2011



Me descalzo,
zapatos rosa pálido caen sobre la arena.


Otra vez delante tuyo,
te escucho sin verte,
creo que me habitué,
sólo tu voz  atravesando coordenadas.

Una felicidad extraña surca la tarde.