jueves, noviembre 03, 2011

Levanto la vista y la luz es espectacular, atraviesa como un beso. Puedo jurar que es la misma luz que ella vió en 1667, cuando entró a este claustro, puedo jurar que no puede ser otra cosa que ella en esa luz. De verdad, la poesía está a punto de volver.