sábado, noviembre 12, 2011




Llueve y la luz del día le da un resplandor plateado a la ciudad. Hace viento y dan ganas de ir al mar a observar el vertiginoso infinito que hay en el romper de las olas. Feeling good, feeling at home.

2 comentarios:

Antropóloga à la dérive dijo...

Amora, conoces el cuento de García Marquez: El mar del tiempo perdido? buscatelo...
je t'embrasse

Miss Violence dijo...

Merci Cherie! Lo buscaré.
Muack!