jueves, noviembre 24, 2011

Me encantaría escribir este texto contigo, que deambularas descalza por mi ahora vasta casa e intercambiáramos opiniones. Seguro que tendrías tanto que decirme. Sabes tejer tramas de espacios y silencios, sabes mucho de las capas del subtexto que esconden las imágenes, del oxígeno necesario para que una pieza se transforme en obra. Me gustaría mucho que despertaras, hermosísima y despeinada en esta cama, que compartiéramos el frío, el cuerpo y las mantas. Que una vez el lenguaje pudiera caminar sobre esta muralla china de distancia: 9777 km.