domingo, noviembre 06, 2011

Tijuana me recibe con lluvia. En el desierto la lluvia es lo más improbable, quizá por eso --seguramente por eso-- en mi imaginario ésta se relacionada con un contecimiento feliz.