viernes, diciembre 16, 2011

Es cierto que me acoste en el pasto y que hacia frío. Es cierto que necesitaba la fuerza de 5 meses para poder entablar mi soliloquio contigo. Es cierto que te llevé flores y sonreí al imaginar la risa de tus ojos y tus dientes preciosos y eternamente nicotinizados. Es cierto que en ese lugar de silencio es donde mejor permanece la memoria, en donde nacen las flores más bonitas. Quería que tu latidome vieras así: vestida totalmente de negro, labios rojos y una sonrisa. La felicidad de saber que en alguna de esas briznas de hierba aún se conserva tu latido.

2 comentarios:

Srta.cosoypego dijo...

muchos abrazos de ánimo

Miss Violence dijo...

Gracias, hermosa!!!