domingo, diciembre 25, 2011

Quisiera que la velocidad de la cabeza fuera la velocidad de las letras.