domingo, diciembre 25, 2011

" Te echo tanto de menos que aunque alguien se detuviera frente a mí y me hiciera señales, yo no distinguría nada, nada. Pensaría en ti y pensaria en ti."

--Angélica Liddell. La casa de la fuerza. p. 127.

La mejor forma de pasar navidad es leyendo de principio a fin este libro. De unas manos a otras manos.