martes, diciembre 06, 2011

Una mañana hermosa en Queerétaro. Disfrutando del aroma que tienen estas ciudades de México, el sol, el aire y la preciosa habitación en un hotel del centro de estilo antiguo que me recuerda mucho a la casa de mis abuelxs. Venir al sur siempre me hace algo en el cuerpo, algo entrañable.