jueves, enero 26, 2012

Despertar con la sensación y el sobresalto que dan las mañanas de vereno (siento que es verano), elegir el humor del día, el color del día, la luz del día. Poner música, bailar. Esa felicidad de todos los días.

2 comentarios:

Srta.cosoypego dijo...

lo contagias!!!...qué bien sentirte feliz. :)

Antropóloga à la dérive dijo...

Cierro los ojos y te veo, me da una felicidad trementa saberte el cabello en el aire :-)))