lunes, enero 09, 2012

Día 84

El cuerpo quiere silencio, ser interrumpido de su malabarisno sólo por la respiración.