sábado, enero 21, 2012

"La fuerza tenía que estar a la altura de los sentimientos." Angélica Liddell Dixit.

(De lograr que la fuerza física esté por fin a la altura de mis sentimientos, me tatuaré está frase en la cara interna del brazo, allí donde se une el bicep y el tricep de mí. De lograrlo, entonces podré contruir una casa con mis manos y volveré a hacer promesas: podré cumplirlas).