viernes, enero 06, 2012

La pasión según G. T. II

R se yergue sobre mi lengua, se desviste, poco a poco, y deposita su vestido negro sobre mis papilas gustativas, levanta los brazos y luego señala el cielo de mi boca. Me dice: ¿sabes que el amor se construye en esta parte del cuerpo?, ¿qué el amor es equivalente a las tormentas que descargue este cielo (tu cielo personal, tu propio cielo)?

Luego dice que G.T. le contó de una mujer que tenía el corazón lleno de tormentas y pensaba que eso era amor, hasta que G.T., la llevó al centro de su propia lengua y la dejo de pie bajo el vendaval y la tormenta, el cielo cayendo parte a parte sobre su cabeza, el cielo empapándole de lágrimas las pestañas, el cielo de su boca ahogándola ante tan inconmensurable belleza y marcando un órgano nuevo para la palabra amor.



2 comentarios:

gaby rotten dijo...

un órgano nuevo. Maravilloso.

Miss Violence dijo...

Gracias por los submundos narrativos y las hermosas frases. Hablar con vos siempre es muy inspirador.

Muack!