jueves, enero 05, 2012

Tijuana es mi paraíso postapocalítico propio.
No tiene nada, pero qué clima... el mejor del mundo.