jueves, marzo 08, 2012

Entre mezcales me dicen que a esta ciudad se viene a quemar karma.De regreso a mi hotel la idea ya es una semilla que crece en mi cabeza, pienso que probablemente sea cierto, que algo me (a)trajo hasta aquí con ese fin. Eso podría explicar la forma en la que respiro y siento el viento por las noches, la manera en cómo se deleitan mis ojos al pasearse por este patio colonial que huele a azares, el sonido incesante del agua que me ayuda a dormir.

Esta ciudad es como disfrutar en un sueño y ser incapaz narrarlo.