viernes, abril 06, 2012



La hipnótica cadencia del oleaje y el furioso rugido: saber que este paisaje es una de las formas del goce que tiene la tierra.