domingo, julio 08, 2012

Agarrarse a la escritura como a un clavo ardiendo.

El único refugio, la casa portátil, la piel que ya no se diferencia del texto.