miércoles, julio 18, 2012

La poesía anda perdida
(a veces me asomo a los rectángulos de tiempo y sé que me mira de reojo, desde allí desde los años lejos, desde ese lugar que crea este círculo tenue que se aprieta contra la garganta, que se alia con el calor y el desierto. Sé que me mira y camina lejos. Esta allá.
Un escalofrío. Un tintineo en la punta de los dedos. Un deseo de hablarlo todo y no tener refugio, ni posibilidad de entendimiento).