domingo, julio 15, 2012

Ni promesas de agua,
ni retono del viento,
sólo esta luminosidad furiosa
que derrite soldaditos
bajo la canícula.


1 comentario:

aina dijo...

preciosísimo.