miércoles, julio 25, 2012

PUNK WILL NEVER DIET, BUT...






Estoy totalmente de acuerdo con que las personas no deben vivir sometidas bajo estándares de belleza que hacen que odien sus cuerpos. Jerarquías corporales que pasan por una biopolítica de género que hace de un aspecto singular de cierto fenotipo (en este caso el fenotipo delgado) sea el único que pueda reconocerse como digno de belleza y legitimidad. 
Sin embargo, me preocupa el hecho de que bajo actos de desobediencia civil, se asuman actitudes autodestructivas. Reitero que estoy a favor de la gestión libre del propio cuerpo, aún así no puedo evitar observar como la disidencia a cierto estereotipo tiendo a glorificar actitudes que pueden ser autodestructivas y llevar riesgos para la salud.
Me explico, a partir de algunas experiencias que observo a mi alrededor, me pongo a pensar en por qué es son más faciles ciertas desobediencias y no otras. Pienso también en el dilema de no confundir el no estar a dieta con alimentación que perjudica nuestros cuerpos. No estar a dieta no significa que nos despreocupemos de nuestra salud y sobre todo, no estar a dieta no significa que una forma de desobediencia es más válida que otras. Estoy en contra de la gordxfobia, pero también me opongo a reificar actitudes autodestructivas y preconizarlas como desobediencias absolutas.