domingo, julio 08, 2012

Trópico de Capricornio

Hace una ño que escribo y borro estas letras, pero  de repente reaparece Trópico de Capricornio y todo se enciende como una cerilla. Una cerilla en las venas y en la memoria. Un flama tan pequeña que como antes hace hervir la sangre.

(Ganas de escribir, de nuevo, ese, un libro)

(Ya no recuerdo la edad ni el tiempo, pero hay una memoria del cuerpo que no se va, que por más distancias y carreteras aereas no logra borrar ese tiempo.