viernes, agosto 03, 2012

"I´m reminded there is a prayer in the act of writing"

Aquí de nuevo, con la frnética sensación de la electricidad subiendo por mis venas. Esa sensación de adrenalina que da la escritura. Aquí, entonces, de nuevo en la diatriba. Tratando de configurar las ideas y las poéticas. So hard hacer un puente entre sentir con todo el cuerpo que el lenguaje es una casa y la escritura es un plegaria. Luego, ante esta sensación, el hombre de mis cabeza, es que es el mismo que modela el discurso en occidente, se revuelve, se inquieta, me dice que la escritura es una casa o quizá una caza, más precisamente, una caza. Sonrío y no lograr conciliar esto que es sentir extraña y certeramente, en cada célula de mi cuerpo, la adrenalina de la plegaria embistiéndome. No logro reconciliar la rabia y la alegría que bailan al unñisono con voces que reconozco y quiero, con voces que van cavando identificación en mi, que hacen que los organos sentimentales afloren y afecte, que me hablan de afectación mientras el otro idioma, la lengua del padre me habla de incidencia. Los lenguajes que me construyen y en ciertos momentos me parecen irreconciliables. Las ganas de decirlo todo de forma directa y al mismo tiempo no poder hacer, no sentirme feliz con contrucciones sencillas, encontrar la felicidad en el riesgo de inventar lenguaje, a veces, incomprensibles. Puentes y cuerpos.

2 comentarios:

Antropóloga à la dérive dijo...

sigue sigue, quiero leerte mas!

Miss Violence dijo...

I will!!