domingo, septiembre 09, 2012

Y Wendy creció...

"-no puedo ir- dijo wendy- se me ha olvidado cómo volar
- no tardo en volver a enseñarte
- voy a encender la luz,- dijo ella
- no enciendas la luz,-gritó peter

ella revolvió con las manos el pelo de aquel niño trágico. Ya no era una niña desolada por él: era una mujer adulta que sonreía por todo ello, pero con una sonrisa llorosa.

Luego encendió la luz y Peter lo vio. Soltó un grito de dolor y cuando aquel ser alto y hermoso se inclinó para cogerlo en brazos se apartó rápidamente.

- ¿qué pasa?
- soy mayor peter. tengo mucho más de 20 años. crecí hace mucho tiempo.
- ¡prometiste que no lo harías!
-no pude evitarlo

17.- cuando wendy creció (5)"

Angélica Liddell.  http://solamentefotoss.blogspot.com


Entro al blog de Angélica Liddell periodicamente, no puedo evitarlo, amo el trabajo de esta mujer. Amo su capacidad de tender lazos linguísticos con el dolor. Lazos que soy incapaz de crear, lazos que caminan por la herida y el filo y la herida. Amo el trabajo de Sísifo amoroso que es la Liddell, el amor siempre como lo no narrado. Las noticias que ella nos cuenta, son del después, de esos lugares de devastación. Soy incapaz de escribir así, de vivir así, no podría ni aunque quisiera (pero en realidad no quiero) querer tan desesperada y desgarradoramente a nadie. La herida amorosa como una especie de figura de museo que yo observo a través de la "seguridad" de una pantalla.

1 comentario:

Srta.cosoypego dijo...

A mí también me sucede, liddell siempre atrrapa!