martes, noviembre 06, 2012

El desierto

Nada tan clarificador como el desierto. Nada tan ingobernable como el desierto. Nada tan austero y , a la vez, rico como el desierto. Nada tan inmenso, hermoso y cegador como la arena sobre los ojos y en las retinas.