viernes, noviembre 16, 2012

El no saber

Es como cortarse las yemas de los dedos con miles de folios blancos, heridas casi indetectables pero pertinaces, así, así el no saber.